Versión para imprimir

26 de diciembre de 2017 | | | | |

“Son necesarias leyes internacionales idénticas para todos”

Integrante de la CGT de Francia da cuenta de similitudes y diferencias de las políticas de las hidroeléctricas en su país y en América Latina

Descargar: MP3 (8.7 MB)

Además de reunir a 3.000 afectados por represas, el 8º Encuentro Nacional del Movimiento de Afectados por Represas (MAB, por sus siglas en portugués), desarrollado en octubre en Río de Jainero (Brasil) invitó a integrantes de la Confederación General de Trabajadores (CGT) de Francia, que participaron también sobre el Seminario sobre Transición Energética que organizó el MAB. En ese contexto, Radio Mundo Real dialogó con Fabrice Coudour, técnico hidroeléctrico y miembro de la Federación Minas y Energía, sindicato que es parte de la CGT.

Durante los cinco días que duró el seminario, los afectados y desplazados por represas hidroeléctricas de toda América Latina expusieron sus realidades. Algunas de las empresas son francesas, como ENGIE, que desde 1997 gestiona la Usina de Salto Santiago, en el estado brasileño de Paraná. La delegación francesa, compuesta por dos integrantes de la CGT y por referentes de la Asociación Francia-América Latina, escuchaba atentamente las experiencias presentadas.

Fabrice Coudour participó luego como expositor en el seminario “Transición energética para un proyecto energético popular”. Allí habló de las acciones que está tomando el gobierno del presidente Emmanuel Macron para precarizar el trabajo, el sistema de salud, la seguridad social y los servicios públicos en general. “Compartimos las temáticas, en Francia estamos en el mismo barco”, expresó, dirigiéndose a una audiencia compuesta por brasileños, pero también por afectados por represas de toda América Latina.

Coudour fue crítico con las grandes empresas francesas en Brasil. Afirmó que el objetivo de las empresas en Europa es precarizar la condición de los trabajo y ampliar la rentabilidad de los negocios, “dejar más dinero para los accionarios, como acá”, resumió. Transmitió que para implantar un proyecto de una represa hidroeléctrica en Brasil, por ejemplo, las empresas evalúan los riesgos, pero no en cualquier orden. La prioridad es el dinero, por eso el primer nivel de riesgo que asumen es el involucramiento de los bancos. En segundo lugar, ponen atención en el calendario, en que se podrá cumplir con los plazos previstos. En tercer lugar está la imagen de la empresa. El cuarto riesgo, es el riesgo humano, dijo. “Hay que actuar en esos cuatro riesgos para intentar cambiar el comportamiento de esas empresas”, aconsejó, y agregó que sólo después de analizar esos cuatro riesgos vienen los impactos ambientales.

El referente sindical informó, también, que los consejos directivos franceses de las empresas “no quieren ni saber qué es lo que está pasando” en los países en donde tienen sus represas, y que la primera actitud es la negación. “Cuando nosotros intentamos dialogar acerca de esos asuntos sociales, de los impactos de acá se intentan justificar con las responsabilidad de los Estados, de Brasil por ejemplo”, dijo, y por eso remarcó que “es fundamental actuar juntos”. “Ustedes tienen información que nosotros necesitamos, y es posible que nosotros tengamos la posibilidad de dialogar con la dirección de esas empresas”, expresó, y pidió “juntar las luchas internacionales para impedir mercantilización de las riquezas del pueblo”.

Luego, en diálogo con Radio Mundo Real comentó que el funcionamiento de las empresas en Francia y en el resto del mundo es similar, porque tienen una estrategia clara de precarizar el trabajo y disminuir los salarios. Sin embargo, comentó que en Francia “los impactos son mucho más sobre los trabajadores que sobre las poblaciones”.

Coudour detalló que la hidroelectricidad en Francia representa entre 13% y 17% de toda la producción energética del país, pero acotó que ya no construyen más usinas en territorio francés. “Construyen afuera, justamente, porque los riesgos en Francia son muy grandes, tanto desde el punto de vista del presupuesto como por la imagen de la empresa”.

Por otra parte, subrayó que “lo que hacen las empresas al transferirse al exterior es aumentar su margen de ganancia, porque en Francia los parámetros son mucho más restrictos; en el exterior se basan en las leyes locales, que a veces permiten prácticamente todo. Para evitar eso son necesarias leyes internacionales idénticas para todos”, concluyó.

Imagen: Fabrice Coudour. Foto: Comunicación/MAB.

(CC) 2017 Radio Mundo Real

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Amigos de la Tierra

Radio Mundo Real 2003 - 2017 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.